Blog

Spanish National Day – Fiesta de la Hispanidad

By in Eventos en Dubai No Comments

Spanish National Day

Para todos aquellos que estén por Dubái estos días, coincidiendo con el Spanish National Day o la Fiesta de la Hispanidad, Día de la raza, Colombus Day o como quieran llamarle en cada parte del mundo hispano, la bailaora española Sara Baras va a ofrecer su último espectáculo “Voces” los próximos 13 y 14 de octubre.
Con el subtítulo de “Suite Flamenca”, la coreografía se ha concebido como un homenaje de Baras a los grandes ídolos del baile y de la música española como Antonio Gades, Paco de Lucía o Carmen Amaya. Unas figuras a las que la bailaora ya había hecho referencia en anteriores montajes.
Una de las más afamadas artistas de flamenco en su España natal, Sara Baras comenzó su andadura artística en la escuela de su madre cuando apenas tenía ocho años. Luego se desarrolló como bailaora en la compañía del guitarrista Manuel Morao con la que gana el Primer Premio “Gente Joven” de TVE en 1991.
Baras dio el gran paso adelante y formó su propia compañía de danza en 1997 con la que cerró el XXXVII Festival Nacional del Cante de las Minas, y un año más tarde ya realizó su primera gira internacional.
Sin embargo, si por algo se identifica en Dubái a la ganadora del Premio Nacional de Danza de España en 2003 es por su participación en la película “Misión Imposible 2”, la saga de acción preferida por los espectadores de esta ciudad… que llegó a su culmen cuando Tom Cruise filmó una de sus secuelas en el Burj Khalifa, para regocijo de sus habitantes.
El espectáculo de Baras podrá verse en el recientemente inaugurado espacio multicultural y sala de conciertos que pomposamente se ha bautizado como Dubai Opera. El edificio, inaugurado por el tenor Plácido Domingo hace un mes y medio, y en el cual actuó los pasados 4 y 8 de Octubre otro de los tenores más famosos del mundo, el español José Carreras,  ha sido realizado por el arquitecto danés Janus Rostock y se ubica precisamente a los pies de la torre más alta del mundo. Su silueta recuerda a los dhows, los barcos que durante siglos han surcado el golfo Pérsico y que aún hoy pueden verse atracados en el “creek” de Dubái con su carga de contrabando para el mercado iraní. Las entradas a partir de 250 DH (70$)

Los precios en Dubai y como conseguir descuentos

Los precios en Dubai

Quienes han vivido en Dubái durante un tiempo saben de sobra que los precios en Dubai sólo van en una dirección. ¡Hacia arriba! La fama de país libre de impuestos choca de lleno con una realidad en la que las tasas, abiertas o encubiertas, lo encarecen absolutamente todo, también la hostelería, uno de los pilares económicos.
Las facturas astronómicas de los buenos restaurantes de Dubái están al alcance de muy pocos, sobre todo si hay que utilizar sus servicios a diario… como cuando se viene de vacaciones. Empezando por los desayunos de la mayoría de los hoteles, donde normalmente se justifica con mucha cantidad el exorbitante precio, hasta los refrigerios y las imprescindibles botellas de agua, tan necesarias para combatir el calor de esta parte del mundo… ¡Rara vez se paga menos de 25 Dh (6€) por la de litro en la cafetería del hotel! Este es un ejemplo de los precios en Dubai. Si en otro post os comente ¿Dónde es posible tomarse un cafe en Dubai a precio razonable? ahora quiero informaros como y donde conseguir descuentos en los precios en Dubai.
VoucherSkout es una aplicación de móvil que promete a sus usuarios descuentos del 50% en productos y servicios en seis aéreas diferenciadas: Belleza y bienestar, deporte, ocio y cultura, niños, comida y bebida, y, como no, los característicos Brunch de los viernes, que se han convertido en una de las señas de identidad de Dubái. Una buena idea que estaba haciendo mucha falta en la capital del consumismo, en unos momentos en que Dubái quiera colocarse a la cabeza en el sector turístico mundial, y con la vista puesta ya en la Exposición Universal que tendrá aquí su sede en 2020.

Los precios en Dubai
¡Bueno! y para los menos duchos con el uso de las aplicaciones móviles, o para los que tengan apuros en usar sus teléfonos en el extranjero, quedan las opciones clásicas. Cada vez que se visite uno de los megacentros comerciales como Dubai Mall o Emirates Mall (aquí una de las principales atracciones turísticas) se puede pasar por los mostradores de información… donde aparte de preguntar por cualquier tienda o producto, conviene echar una miradita porque siempre se encuentra algún bono que ofrece sustanciosos descuentos, ya sea un 2×1 o un porcentaje del total de la factura.
En última instancia, en las cajas de los cientos de supermercados y tiendas de barrio donde suele haber vales aunque sólo sea para una ración de pizza… ¡Ah! y no hay que olvidarse de que es precisamente en estos comercios donde hay que abastecerse de agua para seguir el camino sin que se resienta la cartera.

Chillout – Primera cafetería de hielo

Chillout es la primera cafetería de hielo de Oriente Próximo

Seguimos en verano, ¡qué tontería acabo de decir! Si aquí todo el año, o casi, es verano…
Lo cierto es que las temperaturas en Emiratos Árabes Unidos no acompañan para las actividades al aire libre la mayor parte del año, pero en Dubái no van a dejar que eso sea un problema.
¿Frío, nieve y hielo en la estación más cálida? ¡Claro que sí! El dinero no es un impedimento para que los visitantes se den un respiro de los cuarenta y pico grados que les envuelven día y noche. Al menos tres sitios se mantienen “frescos” y aseguran cogerse un buen resfriado si no se tiene cuidado. ChillOut Lounge, Ski Dubai y el Ice Rink prometen escalofríos y temblores pero no precisamente de miedo…
Está bien, sí… me olvidaba. Los viajeros que vienen del Hemisferio Sur saben disfrutan por estas fechas de sus vacaciones de invierno, pero aquí esa palabra, invierno, no existe en el diccionario. Así que han tenido que inventársela, aunque sólo sea a cubierto y por algunas horas.

chillout

El Chillout es la primera cafetería de hielo de Oriente Próximo. Se inauguró en 2007, y le han hecho un importante lavado de cara el año pasado. Antes de entrar, a los visitantes se les entrega ropa térmica para mantener el calor corporal dentro del recinto, donde la temperatura se mantiene en unos heladores seis grados bajo cero. De todas formas, en la antesala la temperatura está en unos “confortables” 5ºC que permiten aclimatarse mientras se abrochan la parka y se enfundan guantes y gorros.
Ahora ya sí, antes de tomarse un snack o incluso un chocolate caliente, pueden admirar en el Chillout multitud de esculturas de hielo que representan los edificios más singulares de la ciudad. Destaca, como no, una impresionante reproducción del Burj Khalifa, de más de dos metros de alto. La carta es variada, pero desde luego, lo que más apetece es algo calentito… y más si pensamos que las mesas, las sillas y hasta los cuadros de las paredes están tallados en bloques de hielo.
Los más osados pueden optar por echarse unas carreras en el Ice Rink, una de las principales atracciones del centro comercial Dubai Mall. La pista, de tamaño olímpico, tiene una capacidad de hasta 2.000 personas y ha albergado competiciones internacionales de patinaje artístico. Es una de las atracciones favoritas de los adolescentes de Dubái, donde quedan con sus amigos para practicar nuevas figuras y echar carreras. Y por qué no, para el visitante ocasional que no dejará de asombrar a sus conocidos cuando regrese a casa y diga que aprendió a patinar sobre hielo en Dubái… Y en verano.
Nada más sencillo: El Ice Rink ofrece clases profesionales de patinaje artístico y de hockey sobre hielo para todas las edades. Incluso acoge de vez en cuando sesiones musicales de skate-disco.

ski dubai

Por si fuera poco, y por si eso de patinar en horizontal no resulta bastante excitante, pues nada mejor que deslizarse por una pista de ski en otro centro comercial. El Mall de los Emiratos tiene en su interior una verdadera estación de ski cubierta de más de 22.000 metros cuadrados (el equivalente a tres campos de fútbol), con nieve nueva producida cada noche, cinco pistas, una de ellas negra, y remontes de última generación.
La más larga de ellas tiene un recorrido de 400 metros y su cima se encuentra a 85 metros de altura -25 pisos-, con una anchura de otros 80 metros. Estas macrodimensiones permiten el uso de las instalaciones hasta por 1.500 personas de forma simultánea.
A sus pies, un parque temático de nieve dispone de una zona de juegos para los más pequeños con toboganes, torres de escalada, trineos y un espectáculo con pingüinos con varios pases al día.
En la entrada va incluida la ropa térmica, necesaria si pensamos que durante el día la temperatura se mantiene a un grado bajo cero y durante la noche no sube de seis bajo cero, pero el alquiler de tablas de snowboard, esquíes y palos es aparte. Un pequeño precio que pagar por ser uno de los privilegiados que ha desafiado las alturas heladas mientras sus compañeros de viaje ni siquiera se han podido bañar en la playa debido a las altas temperaturas del agua que, sin exagerar, ¡quema!

Zero Gravity – Beach Club en Dubai

Zero Gravity

Zero Gravity es un exclusivo club de playa, bar, restaurante y piscina situado junto a Skydive Dubai en el distrito de Dubai Marina, donde los dj del momento hacen que el calor de Dubái pase a un segundo plano y la diversión para los más marchosos esté garantizada.

zero gravity

Si hay algo que caracterice a Dubái en verano son las altas temperaturas. Cuarenta y pico grados a la sombra de media no es que sea precisamente lo más agradable para salir a pasear, o para sentarse en un chiringuito a la orilla del mar y tomarse una cerveza.

Pero Dubái y su gente son inasequibles al desaliento. Sobre todo si lo que se quiere es hacer caja en una de las ciudades más orientadas al consumismo del mundo. Desde luego las playas de Jumeira no son las de Ibiza, pero para los propietarios de Zero Gravity eso no significa que no lo puedan intentar.

Después de un invierno en el que han tenido un lleno absoluto, con un  gran éxito y una gran demanda del público para relajarse en su espectacular piscina de 2.000 metros cuadrados, este espacio playero ha decidido permanecer abierto durante la época estival.

Así, hasta el final de agosto ofrecen una promoción para pases de un día, que por unos módicos 150 dh (40$) da a sus clientes el acceso a la piscina infinity transparente de 40 metros con agua climatizada y también a la playa. Además, la entrada se puede cambiar por un vale del mismo valor para comida y bebida (lo que de hecho hace que la entrada sea gratis). Los clientes disponen además de un servicio de refrescos y helados servidos directamente en las hamacas para no tener que mover ni un músculo en el sofocante calor.

Eso sí, al caer la noche todo cambia.  El aire acondicionado del interior permite cenar en un ambiente menos sofocante y relajarse con unas copas antes de pasar a la pista de baile. Zero Gravity no ha escatimado recursos para emular a los clubs isleños del Mediterráneo, sean los de Ibiza o Mikonos, aunque a una prudente distancia en cuanto a la permisividad y la tolerancia. No nos olvidemos que estamos en un país islámico y que los límites aquí son más restringidos. Tolerancia cero con las drogas y con las muestras de afecto “excesivas”. El alcohol tampoco está muy bien visto, pero en Zero fluye sin problemas.

Para los más tranquilos -dentro de un orden- siempre queda la piscina, construida con paneles acrílicos transparentes sobre la playa, que ofrece unas impresionantes vistas de la puesta de sol sobre el Golfo Pérsico. ¡Ah! Sin olvidar que esa misma piscina se convierte en un gigantesco acuario para los que decidan quedarse fuera… eso sí, las especies que nadan en él usan bikinis último modelo y bronceados perfectos… como no podría ser menos

Abaya, el suvenir recomendado

By in Qué saber de Dubai? 3 Comments

Abaya

Compraté una abaya para la Gran Mezquita de Abu Dhabi. La web de See Dubai Tours lo advierte de forma clara y meridiana: “Es imprescindible para entrar en la mezquita respetar el código de vestimenta, los hombres deben vestir pantalón largo y manga larga, y las mujeres un pañuelo en la cabeza, ropa suelta sin transparencias con brazos y piernas tapadas. Evitar el color blanco porque puede transparentarse al sol”. Así que cuando decidimos unirnos a la excursión de Abu Dhabi, mi hermana y yo elegimos de antemano una ropa que nos pareció que cumplía esos requisitos. Lo más importante en la visita a la capital de Emiratos Árabes Unidos es sin duda la parada en la Gran Mezquita del Jeque Zayed.

Sin embargo, nada más llegar al punto de encuentro en Manzil Downtown Hotel de Dubái, la mirada de Margarita, que iba a ser nuestra guía, puso en evidencia que no habíamos acertado. Nuestras casacas se clareaban y a pesar de que llevábamos camisetas por debajo, su experiencia le decía que no íbamos a tener el visto bueno de los guardianes de la Gran Mezquita. No éramos las únicas.

Nos sentimos como unas novatas. Y sin embargo, no lo éramos. Con anterioridad, habíamos visitado juntas mezquitas en Túnez y en Estambul. Hace pocos días, con la misma ropa, no tuvimos problemas en la de Jumeirah en Dubái. Pero Abu Dhabi es otro emirato y la Gran Mezquita, harina de otro costal. En Al Farooq Mosque, la otra Mezquita de Dubai que deja ser visitada en su interior por los turistas, facilitan las abaya.

Hubo un momento de pánico entre las mujeres de nuestro pequeño grupo. Pero para eso estaba la profesionalidad de Margarita, quien llevaba tres abaya de emergencia y se las arregló para adquirir otra abaya por el camino. Las abaya son esos sayones negros con los que se cubren las mujeres de esta región, a pesar del sol de justicia que cae la mayor parte del año. Durante el viaje, la guía trató de convencernos de que el negro les protege más del sol que cualquier otro color. Está por ver que lo lograra.

Llegadas a la puerta de la mezquita, su previsión nos ahorró sin duda un mal rato. No había grupo en el que al menos una de sus integrantes se topara con un pero a su atuendo. O el pantalón era muy corto, tipo pirata, o muy ajustado, tipo leggins, o la camisola no era lo suficientemente tupida. Y allí unas se cubrían el pelo con las capuchas de unos inusitados chubasqueros, otras utilizaban los pañuelos a modo de falda… en fin, un espectáculo.

Desde que los responsables de la Gran Mezquita decidieron eliminar la obligación de que las visitantes tengan que ponerse abaya, reina la confusión. Ni siquiera existe la posibilidad de alquilar o comprar una como sucede en algunas otras aljamas frecuentadas por turistas. Nos parece que resultaba más claro cuando se imponía esa prenda para entrar en el recinto religioso. Es recomendable consultar imágenes del código de vestimenta.

Además, después del soponcio inicial –“¿Esto nos tenemos que poner?” “¡Qué calor!”–, resulta que todas estábamos deseando probar cómo nos quedaría la ropa que durante los días previos habíamos visto en las mujeres emiratíes. Por eso recomendamos a las turistas que vayan a visitar la Gran Mezquita que en el zoco o en la tienda de su hotel se hagan con una abaya. Permite acudir vestida como cada cual tenga costumbre, y luego resulta un suvenir

Bastakiya y sus torres de viento

Bastakiya y sus torres de viento

Bastakiya y sus torres de viento están en el distrito de Al Fahidi, donde está situado un fuerte que se construyó  en el siglo XVIII y se considera que es el edificio más antiguo de la ciudad aún en pie, es también conocido como Bastakiya y es una de las zonas residenciales más antiguos de Dubái, famosa por sus casas con patio interior y sus torres de viento. Bastakiya es el mejor lugar para experimentar cómo era la vida en otros tiempos, aunque no tan lejanos.

Todavía se puede sentir una brisa refrescante mientras se pasea por las estrechas calles de Bastakiya y sus torres de viento. Esta fórmula ayuda a crear sombras que dan un buen respiro del calor y crea un pasillo para que las corrientes de aire hagan descender la temperatura. Algo verdaderamente necesario durante días calurosos de verano antes de la llegada de la electricidad y la modernidad del aire acondicionado.

Si se presta atención a las paredes de los edificios,  podemos ver trozos de coral y conchas marinas dentro de los ladrillos. El coral solía ser el material más común utilizado en los edificios en las zonas costeras. Su estructura porosa ayuda  también a una buena ventilación, dejando que el aire circule a través de las paredes.

Otra cosa importante que podremos ver en Bastakiya son las torres de viento sobre las casas (baryil en árabe). Estas ingeniosas construcciones tenían una función similar a la del aire acondicionado moderno. A través de una serie de trampillas y escalones, se aceleraba el viento que entraba en ellas por la parte superior y generaban corrientes de aire que enfriaban las habitaciones justo debajo. El número de baryil de una casa da idea de la cantidad de gente que podía albergar, y por ende, del estatus social de sus habitantes.

Otra cosa interesante que se puede observar en Bastakiya es cómo se desarrollaba la vida social era en aquellos días  En este paseo por Bastakiya, se pueden ver áreas abiertas entre los edificios, una suerte de explanadas que hacían las veces de mercados locales o función de plaza de pueblo, donde la gente se congregaba para reuniones de la comunidad o para celebrar las fiestas.

A ese respecto otra cosa interesante de ver en Bastakiya es cómo era vida social en el pasado. En ausencia de edificios públicos como en la actualidad, en algunas de las habitaciones de la planta baja aún es posible ver varios ventanales grandes que se pueden abrir de par en par para permitir que la gente se reuniera a la sombra tomando un café e intercambiase noticias con los recién llegados o con simplemente con los vecinos. Puedes informarte de actividades disponibles en Bastakiya en el centro cultural Sheikh Mohammed.

Dubai y su zona tradicional

Dubai

Aunque parezca cosa de locos, todavía estamos a tiempo de ver como era Dubai antes de convertirse en una de las metrópolis más modernas del mundo. ¿Y por qué lo digo así? Bueno, las temperaturas de estos días pueden parecer insoportables, pero aún se puede pasear a primera hora, o al atardecer. Dentro de un mes será misión imposible darse una vuelta fuera del aire acondicionado.

Dubai tiene un montón de lugares donde podemos apreciar cómo fue su pasado. Y uno de esos sitios, quizá el más importante, es el fuerte de Al Fahidi, donde comenzó la historia para el una vez pequeño pueblo pesquero de Dubai. El fuerte se construyó  en el siglo XVIII y se considera que es el edificio más antiguo de Dubai aún en pie. Un viaje por las calles de la antigua Dubai es un viaje por el tiempo.

Y para comenzar este periplo vayamos al fuerte, actual sede del Museo de Dubai, donde podremos observar exposiciones sobre las formas de vida del pasado, cómo vivían las personas, sus ocupaciones y tareas, y a qué dedicaban el tiempo libre. Desde luego vale la pena echar un vistazo para darse cuenta de lo difícil que debía de resultar la vida en una zona tan inhóspita y admirarse del ingenio de sus habitantes para sobrevivir.

A la salida es imprescindible darse una vuelta por el distrito de Al Fahidi,  también conocido como Bastakiya, a la que dedicare mi próxima publicación, una de las zonas residenciales más antiguos de Dubai, famosa por sus casas con patio interior y sus torres de viento. Este es el mejor lugar para experimentar cómo era la vida en otros tiempos, aunque no tan lejanos.

Cuando le parezca que ya ha visto suficiente, dese un paseo por el antiguo zoco hasta la estación marítima de los abras. Abra significa “cruzar” en árabe, y era – y sigue siendo – una forma muy popular de transporte para conectar las dos orillas de la ensenada que dio origen a la ciudad. Adelante, pregunte como se llega hasta el otro lado de Dubai Creek y súbase a uno de esos pequeños dhows. El trayecto no dura más de cinco minutos. Mas información en su página oficial.

Y finalmente, aquí estamos. Ahora ya es el momento de relajarse y darse una vueltecita por los mercados cubiertos de las especias y de las telas recién traídas desde India. Dejarse perder por los mercadillos de alfombras persas o las callejuelas con tiendas de perfumes. Y un poco más allá visitar el zoco del oro. En los escaparates está a toneladas. A diferencia del moderno Dubai con sus relucientes y caros centros comerciales, el regateo es norma aún en esta parte de Dubai donde el tiempo si no se ha detenido, al menos fluye más despacio. ¡Buena suerte!

Alquilar un coche en Dubai y sus inconvenientes

Alquilar un coche en Dubai

En Dubai es fácil dejarse llevar por las apariencias y querer alquilar un coche en Dubai. El lujo, la abundancia, lo novedoso y cuantos epítetos se nos ocurran, van de la mano para deslumbrar al visitante. Rascacielos de última generación hasta donde alcanza la vista, centros comerciales con kilómetros y kilómetros de tiendas., restaurantes de multitud de tenedores y autopistas que zigzaguean por doquier y por las que discurren bólidos con más caballos que una película de vaqueros, esa es la tónica de quien visita la ciudad-estado, y que a tantos obnubila.
Pero, siempre hay un pero, no es oro todo lo que reluce. Conseguir que un pueblo de pescadores en medio del desierto se convierta en una rutilante ciudad del futuro, lleva aparejado un coste. Y ahí es donde todos sacan la palabra mágica a relucir: petróleo. ¡Bueno!, eso pudo ayudar en un principio, pero el oro negro dejó de fluir en Dubái hace muchos años. Hoy en día apenas supone un 5% de sus ingresos.
¿Y dónde radica el milagro? Aparte de un comercio floreciente en sus puertos y aeropuertos, las tasas que gravan cualquier actividad, también la de alquilar un coche en Dubai, excepto al tráfico de capitales, son una fuente abundante de dinero para el país. ¿A dónde quiero ir a parar? Sencillo… visitar Dubái está bien, pero hay que saber a qué se arriesga uno si no conoce toda la letra pequeña de una sociedad muy diferente a las nuestras.
La tentación de alquilar un coche en Dubai para recorrer esas autopistas interminables parece una opción natural en un país que vive a lomos del octano y donde las distancias son cuando menos “muy largas”. En principio no hay nada que parezca distinto al trámite que realizaríamos en Europa o América. Una fianza con una tarjeta de crédito, un seguro a todo riesgo por si las moscas, y el compromiso de devolver el coche con el depósito lleno al término del alquiler.
Eso sería todo si las cosas van bien. Lo que nadie te dice cuando vas a alquilar un coche en Dubai es que en caso de incidente o accidente, no vale con el seguro y un parte amistoso. ¡No! Lo primero es parar el coche y llamar a la policía, o lo mismo si se descubre algún golpe en el vehículo. Sólo ellos están autorizados a rellenar el parte. Y pobre de quien no lo haga. Las compañías que ofrecen alquilar un coche en Dubai no se apiadarán de nadie y bloqueará la fianza sin miramientos hasta que se solucione el incidente. Y si estiman que la culpa es del alquilador, facturarán a su cuenta el coste íntegro de la hipotética reparación. Así que mucho ojo al volante si se anima a hacerlo por aquí. ¡Y acuérdese de que en Dubái lo normal es que le puedan adelantarle por la izquierda y la derecha a la vez!
¡Ah! rellenar el parte de accidente/incidente lleva aparejada una tasa obligatoria y no negociable de 120 dirham (33$)
Me olvidaba… dos o tres meses después de volver a casa recibirá un cargo por unos cuantos dirham más… los pasos por los peajes de las autopistas se cargan automáticamente al coche y la empresa que se dedican a alquilar un coche en Dubai los rebotará -con recargo del 25%- al usuario. Esta es unas de las empresas para alquilar un coche en Dubai.

Cine en Dubai Mall – Salas Business Class

Cine en Dubai Mall

Me imagino que a nadie se le ocurre venir hasta Emiratos Árabes Unidos para ir al cine en Dubai Mall… ¡Normal! Con tanto que ver, torres que desafían la gravedad y el vértigo, coches que corren más que el viento (de forma ilegal pero continua), centros comerciales para dar, tomar y regalar (por un precio) como Dubai Mall, el centro comercial más grande del mundo, o una vida nocturna de lujo y oropel (con el precio de las copas a doblón).

Pero si yo les digo que ir al cine en Dubai Mall es una opción nada descabellada, háganme caso. Tampoco me voy a poner exquisito, nada de eso. Las películas van a ser las mismas que vemos en casa, o sea, los últimos taquillazos de Hollywood en su mayor parte. Aunque para los más osados está el tema exótico. Debido a la composición étnica de esta ciudad-estado, siempre hay licencias para el esparcimiento de otros mercados… filmes en tamil, hindi, tagalo o urdu están siempre presentes en la cartelera.

Pero adonde yo quiero ir es un poco más allá. Ya no es tanto lo qué vamos a ver, si no a quiénes vamos a ver y cómo los vamos a ver.  Las pelis son en versión original (con subtítulos en árabe y en inglés o en francés).

Dubai, como Emiratos en general, es un remanso de calma y de libertad en el entorno en el que se encuentra. Nada que ver con su vecino Arabia Saudí, donde todo, o casi todo, está prohibido. Y aquí radica la curiosidad. Las sesiones de los cines de Dubai empiezan a las 9 o 10 de la mañana y acaban de madrugada, y en casi todas, como por ejemplo en las de Dubai Mall, la mayor parte de los espectadores son saudíes. Parejas, grupos de chicos, familias… ¡todos al cine!  Es el no va más para unas personas que en su país no pueden ir a las pelis…. porque en su país… no hay ni una triste sala de proyección, ya que según sus estrictos gobernantes les distraería de tener la mente ocupada en alabar a Dios.  Resulta cuando menos chocante ver a todas esas chicas y mujeres con el rostro tapado pero con los ojos bien abiertos, devorando película tras película durante sus vacaciones.

Y luego están los cines en sí mismos. Salas de proyección como cualquier otra también las hay, no les voy a engañar, pero… ¿salas Business Class? ¡Sí, claro! ¿De Primera Clase? ¡Cómo no! Esto es Dubai. No hay nada comparable a ir al cine con tu pareja y compartir una butaca doble con el respaldo reclinable, carta de almohadas y una mantita para no pasar frío… como en Clase Ejecutiva del avión, ¡sí señor! Y si se quiere ir más allá, ¿por qué no probar una suite con camarero privado y cena a la carta en la butaca? Pues… al alcance de cualquiera por módico precio de tres veces la entrada normal. Sólo hay que acercarse hasta The Beach en la zona de Marina o a Dubai Mall y dejarse llevar por la tontería,  qué sólo se vive una vez, ¿no?

Eso sí, no garantizo que la película sea de Oscar, pero sin lugar a dudas será una experiencia inolvidable. Así que cuando les duela el cuello de mirar para arriba con tanto rascacielos, o la cartera esté temblando de tanto darle a la VISA en los centros comerciales, ¡un alto en el camino, un par de entradas y a soñar en Dubai Mall!

Todas las novedades de la cartelera de cine en Dubai Mall

PD:  Se me olvidaba. También hay un IMAX en Dubái… y a veces en 3-D (en el Ibn Battuta Mall).

 

Dubai Latin Festival, experiencia latina

Dubai Latin Festival

Nunca es tarde si la dicha es buena afirma el refrán. Así que aunque Dubai sea un destino del turismo anglosajón por excelencia, lo “latino”, como se llama ahora a cualquier cosa en la que se vea envuelto alguien que venga de Hispanoamérica o incluso de España, se pone de moda en Emiratos Árabes, al menos durante unos días, con la celebración del Dubai Latin Festival.

Según se afanan en anunciar los organizadores, el Dubai Latin Festival (en inglés, no podía ser de otra manera) quiere ser “una inmersión única en la cultura latina, el arte, la danza, el cine, la música y la comida”.  Su objetivo principal, aseguran, es mostrar una “experiencia auténtica” de América Latina, con su rica cultura y su fuerte influencia en la música y el baile.

Dubai Latin Festival se va a desarrollar este año a lo largo de cinco días, a partir de este 18 de marzo. Los ritmos hispanos, los olores que a todos nos recuerdan a casa, y lo más importante, una lengua que une más que aleja en esta sociedad multicultural que es Dubái, se van a convertir esa semana “el no va más” en la zona de Marina, uno de los barrios favoritos de los residentes extranjeros.

El hotel Hilton albergará el “Latin Village”, una especie de mercado donde encontrar productos típicos sin necesidad de peregrinar de súper en súper… los cines de The Beach exhibirán películas colombianas, dominicanas o brasileñas entre otras. Habrá clases de baile: la cumbia, el merengue, el son o la bachata (que también es el nombre del bar favorito entre los amantes de la salsa en Dubái, situado en el propio Hilton) reinarán por unos días sobre el techno y el house tan en boga. Hasta habrá alguna que otra fiesta abordo de yates que zarparan desde el Club Náutico de Marina.

Así que tanto si os gusta la música latina como si no, ahora es el momento de hacer “patria común” y salir a divertirse, bien seáis residentes aquí o simplemente estéis de visita. De lo que no hay duda es de que los que nos sentimos latinos ¡sabemos cómo divertirnos!  Además, este año, y por primera vez están anunciados conciertos de Richie Ray & Bobby Cruz (de La Fania All Stars) y las actuaciones de Fatiniza, Edikson, y el Dubai Real Mariachi.

La organización de Dubai Latin Festival promete un montón de sorpresas durante todos los días, incluyendo bailes tradicionales y espectáculos diversos hasta altas horas de la madrugada para los adultos, y todas las tardes para la familia al completo. No nos lo vamos a perder ¿no?

Toda la información y sus precios en Dubai Latin Festival